Accoyar

A río revuelto ganancia de pescadores

Compartir

Escrito por Luis Alfredo Villalba Ruiz
Hay ciertas condiciones que hacen propicia la corrupción y le dejan la cancha libre; una de ellas es hacer el mínimo esfuerzo por propiciar el cumplimiento de la normatividad de transparencia, ideada con muy buenas intenciones y que como tal ha quedado en buenos propósitos.

El caos, el desorden,  la confusión de roles.
Son como uña y mugre con la corrupción
Amontonar en un mismo saco lo contable, lo administrativo, lo técnico y lo político
Es juntar papas y camotes y facilitar la colusión
No tener la voluntad  de organizarse
Es dejar el arca abierta para que el justo peque
El desdén por institucionalizar la participación de la sociedad civil en la gestión.
Es desdeñar una oportunidad que ayuda a poner freno a la corrupción.

El orden pide repensar lo obvio, no olvidar que la cotidianeidad y conformismo son amigos oficiosos de la corrupción.
Un orden básico en la gestión obliga a diferenciar lo administrativo de lo técnico, lo administrativo de lo contable, lo técnico de lo político jamás eliminarlos, solamente diferenciarlos porque su eliminación es quitarle una pata a la mesa con lo cual los problemas de gestión se limitarán a preocuparse por guardar equilibrio ¡una pérdida de tiempo!
Lo contable con la preocupación de velar por los recursos implicados y la puesta en valor de activos.
Lo administrativo con la preocupación de velar por la responsabilidad en una toma de decisiones pertinente.
Lo técnico con la preocupación velar porque los modelos concebidos sirvan para materializar los intangibles concebidos.
Lo político con la preocupación de velar porque la actuación aporte a la sociedad validando políticas institucionales.

Loading