Accoyar

Democracia Representativa

Compartir

11 abril 2017 – visitas 2759

Hace pocos días, una conductora de la televisión peruana ridiculizó la sesión del Congreso en Ica afirmando que éste era contrario a la democracia representativa. Según Sol Carreño, conocida por su sumisión geisha con Fujimori cuando éste se encontraba en el poder, la democracia representativa se pone en peligro cuando se le da al pueblo demasiada ingerencia en los asuntos del poder.

Por su parte, un desconocido “ideólogo” de la derecha, no burlarse en la derecha también hay quienes “piensan”, Gonzalo Zegarra Mulanovich, en un artículo en el pasquín derechista, Correo, señala que la “democracia directa” o plebiscitaria, favorita de los autoritarismos latinoamericanos, según Zegarra, pretende someter todo al escrutinio del pueblo.

¿Y qué tiene de malo que el pueblo participe plenamente de las decisiones que afectan su vida cotidiana?

¿Qué clase de democracia es esa en la que los funcionarios electos, desde el presidente hasta los congresistas, una vez en el poder, hacen lo que les viene en gana y administran el estado como una chacra propia, para llenarse los bolsillos con negocios sucios, corruptos y justificando la cleptocracia con el cuento de que “la plata viene sola”?

No sólo la democracia en el Perú

Este despropósito “representativo” funciona tanto en el Perú, como en Estados Unidos o en Europa. ¿No es cierto Berlusconi o Zarkosi o Zapatero?

¿Y no es cierto, acaso, que esta “democracia representativa” se hace de la vista gorda a la forma como muchos grupos políticos, que debieran estar considerados entre las instituciones del crimen organizado, llegan al poder? ¿No es cierto acaso que Bush hijo fue elegido gracias al escandaloso fraude en la Florida donde su hermano era gobernador?

Democracia representativa y fraude electoral

¿No es cierto acaso que hubo fraude en las elecciones del 2006, como lo denunciara la propia Lourdes Flores, para posibilitar el triunfo de Alan García quien le aseguró a la empresa privada y sus políticos de derecha y extrema derecha que sólo él, García, era el único capaz de ganarle a Humala aunque su presencia de político pestilente obligara a taparse la nariz para votar por él?

¿No es cierto acaso que, muchas veces comprobado, a pesar del odio de clase que muestra el pueblo resistiéndose a votar a favor por los candidatos de la derecha, no importa quien gane las elecciones, ellos siempre están en el poder?

¿No es cierto acaso que el triunfo de Humala, considerado por algunos como “un triunfo de la izquierda que llega por primera vez al poder de manera legal”, es sólo un cuentazo porque allí están nuevamente reciclados en el ministerio de Economía, en el Banco Central de Reserva, y en los puestos claves de la economía del país, los mismos políticos y tecnócratas que desde Fujimori, Toledo y García son intocables en las instituciones que deciden quien se lleva la tajada mas grande de la torta?

La democracia representativa sólo es un cuentazo

Para comenzar ya está convertida en un gran negocio neoliberal, un producto de “marketing” donde los candidatos con mayor opción son los que recaudan millones de dólares para copar los medios de comunicación con sus promesas electorales.

Además, esta “democracia” sólo sirve para excluir de la política a la mayoría de la población, por eso cuando el pueblo se moviliza para protestar contra los abusos del capitalismo, se le acusa de estar “haciendo política”.Es decir, para los capitalistas solo se hace política en la época electoral, luego ellos la siguen haciendo mientras el puebloqueda prohibido de ejercerla.

La democracia representativa esconde el viejo axioma de que el hombre es un animal político y si se le quita lo político queda convertido en animal. Ellos nos quieren animalizados.

La democracia representativa no representa las necesidades del pueblo

Representa la dictadura del capital, de sus políticos y de unas instituciones formadas para engañar al pueblo, para arrebatarle las riquezas naturales que le pertenecen, para expropiarle día a día el producto de su trabajo, para mantenerlo en la miseria, en la asfixiante pobreza que por conseguir el pan de cada día no pueda ni pensar en que hay un Buen Vivir en su futuro y que sólo puede ser conseguido poniendo fin al sistema capitalista.

¿Democracia representativa que en el 2016, para deleite de la CONFIEP y todas las demás asociaciones de empresarios privados criminales y corruptos, la segunda vuelta sea entre Alan García y Keiko Fujimori?

Loading