Accoyar

Javier Diez Canseco

Compartir

Escrito por: Luis Alfredo Villalba Ruiz

06 abril 2013 – visitas 2156

No es necesaria rabia, cólera, ira ni bronca sino estar en los zapatos de uno y otro.
Sentir es la palabra clave, Si sentir lo que se siente y creyendo no merecerlo, por no haber hecho méritos para ello y porque los de la vereda de enfrente también ostentan su rabo de paja.

No fue tu cuna sino tu opción, válida y suficiente para sin mirar con miedo enrostrar cuanta injusticia que se cruzara en tu camino, también te pareció insuficiente y debiste abrazar la bandera del derecho del desvalido, válido, tan válido como el calor que da un padre a un hijo desvalido. No interesa ahora la preeminencia de lo justo y el derecho humano, son válidos el uno y el otro, en tus palabras sería depende del contexto en que se deba analizar y aplicar.

La desventaja y las ganas de izar una bandera te hicieron duro y esa dureza te hizo irreverente con quien lo merecía y también a veces con quienes no lo merecían, disimulada por tu convicción, mirada dormida y sonrisa franca.
De seguro eres testigo de la vida de los que parecen guetos y castas sociales, económicas, políticas, etc. Ahora los hay también de dirigentes y las del lumpen convertidas en mafia (de a pie y de cuello y corbata) cuando se organizan para delinquir.
Testigo privilegiado de los pulmones contaminados del obrero minero, de la piel curtida del campesino heredero de una cultura agrícola envidiable, de la sorpresa del nativo que se enfrenta en desventaja al nuevo mundo, de la avidez mental de la juventud sedienta de descubrir un futuro diferente, de los ímpetus, hasta hoy descontrolados, de la clase política incapaz aún de alcanzar la madurez tan necesaria ya en el siglo XXI y que ha dejado paso libre a cuanto advenedizo que ha aparecido.
Lo vivido te ha curtido y te hace diferenciar cada situación y contexto, pero de seguro toda la amabilidad que has guardado en tu corazón necesita salir para liberarte a ti mismo y a todos quienes aguardamos y me incluyo un mea culpa por los errores cometidos en los intentos por convertirse en alternativa. No será esta generación quizás la siguiente que necesita saber que el espectro político es moral cuando los principios sociales convenidos rigen el actuar diario, es ético cuando se privilegia el respeto por lo concertado, es ……………………………….lo dejo a tu buen decir.
Tenemos una dura dificultad en pasar del compromiso ideológico al saber conducir el barco, hay atisbos y tu actuar reciente preocupado por encontrar mecanismos de vigilar lo que se va haciendo es un síntoma.
Esa valentía para ir enfrentando cada diferente momento y contexto te pinta de cuerpo entero Javier y de seguro te acompañará siempre y todos, ten la certeza, quienes te conocemos a un lado y otro de la vereda unimos las manos para hacer un solo puño de fuerza.

Loading