Accoyar

Qali Warma - Niño Saludable

Compartir

Escrito por Luis Alfredo Villalba Ruiz

26 octubre 2013 – visitas 2105

La armonía del actuar hombre naturaleza con orgullo puede aún mostrar dignos ejemplos de la adrede búsqueda por encontrarse en el quehacer diario.
Qali Warma – Una muy buena intención de germinar un programa social, no acercándose, sino intentando sentirse parte de la cosmovisión de un mundo que nos motiva y emociona pero es importante aceptar, del cual no somos parte, en estricto castellano.

No quepa la menor duda que el compromiso del gobierno peruano tiene la mejor de las intenciones y ha puesto la mejor de las voluntades; el tiempo ha demostrado también que las intenciones y voluntades mueven montañas sin embargo no son institucionalidad para ser coherentes con un mensaje consistente y suficientemente argumentado de estar construyendo un estado que de confianza.
Es suficiente un manejo bien intencionado y con la mejor voluntad para pequeñas escalas de intervención – ¿Por qué? – Pues porque es relativamente accesible en términos operativos garantizar tres cosas un eficiente uso de recursos, un efectivo control del modelo concebido para intervenir y finalmente tener bajo control las lecciones aprendidas para transmitir el conocimiento generado con cada experiencia desplegada – es la escala de intervención de las ONGs – pilotos de investigación aplicada – capaces de garantizar un proyecto exitoso.
Sin embargo cuando del trabajo de un gobierno se trata las condiciones de intervención varían diametralmente porque la responsabilidad no es con un grupo de beneficiarios – identificados para una experiencia piloto -sino con toda una nación y la responsabilidad no es con un grupo reducido de pobladores sino con el 100% de la nación, que está al pendiente de las medidas del gobierno para hacer frente a problemas que son consecuencia del desenganche de grandes sectores de la población del modelo de desarrollo que hoy lleva al país por el camino del crecimiento económico y que es un ejemplo para el mundo –Ello ni negarlo – las pruebas saltan a la vista.
Es también de importancia diferenciar y comprender la dimensión de lo que décadas atrás se denominó y diferenció como “La procedencia de clase y el compromiso de clase”, es indudable que la experiencia de quien procede de una situación con la convive y sobrevive a diario es diferente de quien se compromete con tal situación, pobreza y pobreza extrema como se le denomina hoy, más no la ha experimentado en carne y hueso; ello tampoco descalifica a uno u otro simplemente son diferentes las perspectivas y cristales con que se interpreta una situación dada. Tampoco ello santifica a uno u otro porque el oportunismo y el saber que es una oportunidad en un millón desenfundan en las personas las más bajas pasiones y hábitos, como dije en el párrafo anterior simplemente son diferentes y es conveniente visualizarlos así para no cometer errores de identificación de un problema y consecuentemente de su solución.
Es también cierto, lo sostengo, que no hay plan, programa o proyecto mal intencionado es la implementación que dirá cual es la característica del mismo – en consecuencia es fundamental abordar la implementación dándole la valoración e importancia que es pertinente a tres procesos de medición de los recursos implicados y comprometidos en el programa Qali warma, de análisis del modelo mientras se implementa y de identificación anual del resultado obtenido tanto como del conocimiento acumulado con la ejecución.
Y no me refiero a los controles consabidos de supervisión, auditoria, control interno, etc., etc. y etc. Me refiero a procesos que se desarrollan a la par que se ejecuta o implementa Qali warma, son tres golpes de vista diferentes que de hecho ayudan a garantizar el cumplimiento de las metas, objeticos y resultados que se ha propuesto para el programa.
No está demás señalar que es un remedio, para una propuesta que empezó mal, al hacer borrón y cuenta nueva con programas de gobiernos anteriores que sostengo debieron ser el punto de partida para la nueva propuesta. Es sabido que lamentablemente la forma en que se ha conducido el gobierno en los casi doscientos años no tiene mucho que criticarle a la etapa pre independencia donde el estado ha sido siempre visto como una oportunidad de tener más de lo que se tiene, no me atrevo a llamarle botín pero de un tiempo a esta parte parece estar configurándose como tal.
El primer golpe de vista dirigido en estricto a todos y cada uno de los recursos involucrados en cada una de las etapas de implementación que tienen la intención de facilitar el uso adecuado de los mismos y anticiparse a los hechos consumados que hoy corroen el programa.
El segundo golpe de vista dirigido a al modelo del programa, a su concepción y como va tomando forma concebida de manera que se esté en condiciones de tomar decisiones sobre la marcha, es decir la implementación, de cualquier ajuste necesario; y si esos ajustes obligan a modificar el modelo, los argumentos deben estar en condiciones de rebasar el ámbito de la subjetividad.
Finalmente un tercer golpe de vista dirigido a hacer sostenible la propuesta y en condiciones de cumplir su misión más allá de las voluntades y buenas intenciones de los gobernantes de turno; de manera que el conocimiento sea sistematizado y utilizado para facilitar la evolución de los programas de subsidio hacia compromisos de desarrollo que articulen al progreso a quienes hoy requieren de la intervención del estado, por estar en desventaja.
No basta en consecuencia que sea “La niña de los ojos del Sr. Presidente”.

Loading