Accoyar

Socialismo Democrático

Compartir

Escrito por Luis Alfredo Villalba Ruiz

22 mayo 2013 – visitas 1879

Se titula giro progresista de América latina, habría que decir que los principales enemigos de un giro progresista real son quienes enarbolan tal bandera, incapaces de saltar la valla del vanguardismo que presume de transformador por el solo hecho de abrazar y solidarizarse con lo que creen son las demandas de inclusión, equidad e integración.

Se sustentan seguramente en la ya anquilosada idea que mientras la vanguardia enarbole la ideología de los que no tienen nada es la línea correcta; como va a ser correcta si la transparencia llora, en lugar de iniciar un proceso verdadero de inclusión política en la toma de decisiones se contentan con el cuño de inclusión social para calmar las aguas de abajo y dejar contentar a las aguas de arriba, en lugar de hacer partidos sólidos representativos se contentan con movimientos oportunistas y dan la disculpa que requieren los sectores más conservadores para mantener el status quo.
Si hacen agua por todos lados al reunirse de oportunistas y advenedizos que solamente están a la caza de la oportunidad de aprovechar de las migajas que permite el poder, con la disculpa de utilizar el sistema para defender al pueblo. Hay burguesía y burguesillos.
Y, si pues, el oligopolio mediático seguirá causando estragos mientras quienes se supone copan el lado progresista de la sociedad latinoamericana, se sigan sosteniendo en viejas guardias políticas que han sido incapaces de remontar las visiones sesgadas y oportunistas de acceso al poder aprovechando de la aspiración de los pueblos latinoamericanos de ser protagonistas verdaderos de la historia latinoamericana, en su lugar tenemos vanguardias que dicen representarlo pero que desde el poder son incapaces de contar con una estrategia que garantice un desarrollo sostenible al amparo siquiera de la legislación vigente.
Los llamados accidentes domésticos si pues nos enrostran una vez más la incoherencia entre lo que se pregona y lo que se hace; no basta decirse progresista para entender que hay dos estrategias ante lo cual vale todo. La lucha contra las dictaduras es contra las dictaduras de todas las alas, no porque es de mi conveniencia vale, es contra la corrupción venga de donde venga ¿o porque es cercana es valedera?
Los problemas de Venezuela son de Venezuela y no tenemos ninguna cara para intentar persuadirnos de algo que se desconoce o se conoce solamente por voceros interesados de uno y otro lado lo real es que el pueblo venezolano está dividido en dos y de seguro no hay la mitad de neoliberales y la mitad de revolucionarios, pensar lo contrario es miope.
Y efectivamente el giro progresista de América Latina se puede revertir al igual que en los 80 por la irresponsabilidad de la propia izquierda, lo contrario sería aceptar un potencial político de la derecha que no tiene desde el momento que sus arremetidas se limitan a proscribir formas de pensar diferentes en lugar de repensar su rol político y la consecuente confrontación política con la intuición del pueblo que ya no está dispuesto a seguir tolerando que sean otros quienes deciden por él y lamentablemente dentro de esos otros están las vanguardias que creen que por pensar por el pueblo tienen derecho a usufructuar irresponsablemente el poder que el pueblo les otorga.
Habrá entonces que diferenciarse y no ver fantasmas donde no los hay, hasta en eso seguimos a la derecha que se critica, es tiempo de aceptar somos aves de paso y la única garantía de una sostenibilidad política es que el propio pueblo encuentre los canales políticos de renovación constante del pensamiento pasar del catastrófico y antipopular Socialismo Real al Socialismo Democrático del liderazgo con anteojeras a un liderazgo democrático.
Socialismo democrático capaz de convivir con la propiedad privada y donde el Estado es omnipresente hasta mientras se desarrollan condiciones para que la iniciativa privada logre sostenibilidad.
Socialismo democrático porque su soporte principal está en el diseño del Proceso de Toma de Decisiones diseñado para el ejercicio de garantizar el uso sostenible de los recursos utilizados y por utilizar, para el diseño eficiente, eficaz y consecuentemente efectivo de los modelos concebidos para transformar los recursos y finalmente diseñado para aprender de lo que se va haciendo y que lo avanzado sea la nueva línea de base del conocimiento.
La concepción inicial del socialismo parte de la idea utilitaria de socializar los medios de producción con lo cual por consecuencia desaparece cualquier forma de propiedad privada de los bienes de capital; es decir se pasa de la propiedad individual a la propiedad social QUE NO EXISTE y pasa en consecuencia a alimentar al Macro estado que castra al individuo y lo sujeta al rol del omnipotente estado.
El Estado se convierte en el Padre de Familia incapaz de entender que su hijo no es de su propiedad y que a futuro será también un nuevo padre de familia y al igual que en una familia nuclear no pueden haber dos padres de familia, se debe dar curso natural al nacimiento de una nueva familia con nuevos roles, igual el Estado ni puede pretender que sus hijos permanezcan en su regazo de por vida, porque eso es castrarlos en sus posibilidades de un rol propio en la sociedad.
Socialismo democrático porque se sustenta como columna vertebral en el derecho de iguales ante la sociedad y consecuentemente ante el Estado; iguales en el derecho a decidir sobre el futuro de lo que nos es común el territorio, sus recursos, la forma de organizarse para mejor aprovecharlos, la forma de participación social individual, organizada y estatal con miras a lograr un desarrollo sostenible. Ello incluye la responsabilidad civil y social que debe imperar en la gestión de los recursos y la responsabilidad que le toca a cada miembro con su participación eficiente, eficaz y efectiva y su responsabilidad de organizar y organizarse para aportar en la toma de decisiones para la que es convocado por propia decisión e interés.

Loading